Un aire limpio… ¿Es sinónimo de salud respiratoria?

Un aire limpio… ¿Es sinónimo de salud respiratoria?

¿Tenemos claro que la contaminación del aire es actualmente uno de los problemas ambientales más severos a nivel mundial? ¿Un aire limpio es sinónimo de salud respiratoria? ¿Sabemos que está presente en todas las sociedades, independientemente del desarrollo socioeconómico del que se trate? ¿Vemos en el día a día que millones de personas sufren enfermedades respiratorias y otras asociadas a la contaminación del aire que respiramos?

Si la respuesta es sí es evidente que el concepto de salud, definida por la Constitución de la Organización Mundial de la Salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social y no meramente la ausencia de enfermedad o incapacidad”, se enfrenta a una clara adversidad: la contaminación.

Según un estudio reciente de la Organización Mundial de la Salud -en adelante, OMS- la polución mata a cerca de 7.000 personas al año en España.

Esta organización ha elaborado un nuevo modelo para evaluar la calidad del aire en el que se confirma que el 92 % de la población mundial vive en lugares donde los niveles de calidad del aire exceden los límites fijados en las directrices de la OMS sobre la calidad del aire ambiente para una media anual de partículas finas con un diámetro inferior a 2,5 micras -PM2,5-.

Los límites establecidos en las directrices de la OMS respecto de la media anual de PM2,5 son 10 μg/m3, mucho más estrictos que los que maneja la Unión Europea.

La OMS se detiene especialmente en analizar estas partículas diminutas, procedentes de la mala combustión, el polvo y la actividad industrial -contaminantes como el sulfato, los nitratos y el hollín-, que penetran profundamente en los pulmones y en el sistema cardiovascular, lo que representa un riesgo grave para la salud humana.

El informe se base en los datos de 3.000 lugares de todo el mundo, esencialmente de ciudades.

«Según la OMS la polución mata a cerca de 7.000 personas al año en España. Estudios alertan del aumento del alto nivel de contaminantes existente en el interior de nuestras viviendas.»

Las 6.861 muertes ocasionadas y atribuibles a la contaminación en España se repartieron en el 2012 de la siguiente manera: 3.134 fallecimientos se debieron a enfermedades cardiovasculares, 1.834 a cáncer de garganta, 1.765 a accidentes cerebrovasculares, 125 a neumonía obstructiva crónica y as ambientales, aire limpio, salud, contaminación, 3 a enfermedades respiratorios agudas en niños de menos de cinco años.

El informe agrega que la polución ocasionó en España 15 muertes ese año por cada 100.000 habitantes. Un total de 41 países, de los 198 analizados, presentan un mejor ratio en este balance de muertes por habitantes.

Podemos concluir que los niveles de contaminación en las urbes son cada vez más elevados. Los datos reflejan una dura realidad. A nivel mundial la cifra de fallecimientos por contaminación cada año asciende a 7 millones de personas.

La mayor parte de ellas a causa de enfermedades tumores, cardiovasculares o respiratorias.

Y… ¿nuestro hogar también contamina?

Los resultados de recientes estudios no son muy halagüeños. Alertan del alto nivel de contaminantes existente en el interior de nuestras viviendas. Sin apenas percibirlo, llama la atención la gran cantidad de fuentes contaminantes con las que convivimos en nuestros hogares y que perjudican claramente la salud.

El polen que entra por nuestras ventanas, el polvo, las mascotas, el humo del tabaco y hasta los productos de limpieza o desinfectantes. Respecto a estos últimos, la Organización Mundial de la Salud -OMS- ha declarado cancerígeno el formaldehído, que es una sustancia química producida a gran escala en el mundo y utilizada como conservante y desinfectante. Es uno de los compuestos orgánicos básicos más importantes de la industria química.

Por tanto, es muy importante el apoyo a la limpieza del hogar. Se hace absolutamente imprescindible librarse de los múltiples agentes contaminantes que nos rodean, lo que no se limita a tener una asidua limpieza, puesto que quedan partículas en suspensión que se introducen en el organismo con gran facilidad.

Asimismo, hay lugares específicos, como los sótanos de las viviendas unifamiliares o los baños, por ejemplo, que cuentan con un riesgo añadido de albergar partículas de moho.

Biow es el sistema de salud profesional para el hogar con nanofiltrado de amplio espectro, barrido respiratorio y esterilización térmica capaz de eliminar materia particulada, COV, gases, virus, bacterias y nanopartículas.

Biow elimina las nanopartículas menores a 0.1µm, las partículas ultrafinas 0.3, PM 2.5, PM 10-2.5, PM10, gases, virus, bacterias y  alérgenos. Esencial para el objetivo que perseguimos.

Mención especial merecen aquellas casas en que viven personas fumadoras, que cuentan siempre con las partículas de humo que se quedan suspendidas en el ambiente para pasar a convertirse en polvo. Además de los inevitables y desagradables olores. Biow también consigue eliminar el desagradable olor que se deriva del simple hecho de encender un cigarrillo.

¿Qué podemos hacer para afrontar esta contaminación de interiores de manera que se reduzcan los efectos nocivos? La respuesta es Biow, ya que realiza un tratamiento detox 360º del aire. Porque, no lo olvidemos: un aire limpio siempre es sinónimo de salud.