Partículas ultrafinas, factor de riesgo de enfermedad cardiovascular - 2

Partículas ultrafinas, factor de riesgo de enfermedad cardiovascular

Las partículas ultrafinas son un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular. Las partículas en suspensión del aire se clasifican por su tamaño en:

Partículas ultrafinas, factor de riesgo de enfermedad cardiovascular - 1

  • Partículas gruesas: 2,5 a 10 micras. Sobre todo materia mineral, como polvo re-suspendido del suelo.
  • Partículas finas: inferiores a 2,5 micras. Mezcla de sustancias relacionadas con la combustión:
    metales pesados como cadmio, zinc, cobre, etc.
  • Partículas ultrafinas: inferiores a 0,1 micras. Fundamentalmente hidrocarburos condensados y compuestos de azufre, siendo la principal fuente los automóviles.

«La OMS ya establece la contaminación atmosférica como la 13ª causa de muerte en el mundo por enfermedades cardiovasculares.»

Son numerosos los estudios que respaldan la existencia de una asociación entre exposición a contaminantes atmosféricos y aumento de diversas enfermedades e incluso de mortalidad. De hecho, la OMS ya establece la contaminación atmosférica como la 13ª causa de muerte en el mundo por enfermedades cardiovasculares, por lo que se propone como nuevo factor de riesgo cardiovascular “modificable” -al igual que la diabetes o los problemas de colesterol- de gran importancia.

¿Y qué fracción de estos contaminantes son los responsables? El material particulado -PM-, y concretamente las partículas finas y ultrafinas. Se sabe que la exposición aguda -en un determinado momento- puede desencadenar infartos de miocardio, descargas de desfibriladores automáticos implantables -son dispositivos que algunas personas con arritmias llevan bajo la piel; para hacernos una idea, similares a un marcapasos- e, incluso, aumenta las hospitalizaciones por ictus isquémico -infarto cerebral- o por insuficiencia cardiaca descompensada.

Son varios los mecanismos por los que la exposición a material particulado (PM) del ambiente pueden causar enfermedades en el corazón o el sistema circulatorio:

  • Por desequilibrio de la parte del sistema nervioso que se encarga de la “regulación” de nuestros órganos y sistemas.
  • Por inducción de inflamación a nivel pulmonar, pero también en el resto del organismo, a través de la liberación de mediadores químicos al torrente sanguíneo.
  • Por acceso de dichas partículas o componentes químicos a la circulación, produciendo efectos en el corazón y los vasos sanguíneos.

Todo esto producirá un efecto agudo, es decir, inmediato, pero también crónico, por exposición continuada.

Escrito por: Aida Maestro, nº colegiada 333310496