La contaminación en el hogar

La contaminación en el hogar

¿Hay contaminación en el hogar? Pasamos más del 90 % de nuestro tiempo dentro de espacios cerrados y casi un 50 % en nuestros hogares, y eso no nos aísla de la contaminación ambiental ni mucho menos. De hecho, buena parte de la exposición a contaminantes se da en nuestros propios hogares.

Pero, ¿de dónde procede la contaminación de nuestras viviendas? Las fuentes son diversas.

En 2009 varias instituciones científicas de EEUU, junto a la Agencia de Protección Ambiental, publicaron un amplio informe tras la toma de muestras del aire de numerosos hogares, reconociendo más de 400 compuestos químicos, como residuos de pesticidas -como el DDT, usado para combatir plagas en todo tipo de cultivos-, ftalatos -compuestos químicos empleados como plastificadotes- o fragancias sintéticas.

En 2003, la Universidad de Exeter, en Reino Unido, analizó para Greenpeace el polvo de numerosas viviendas de países europeos, incluida España.

Se detectaron: aquilfenoles -sustancias químicas utilizadas como herbicidas y en la fabricación de PVC-, ftalatos, parafinas cloradas, insecticidas como la permetrina -repelente de insectos y piojos-, etc.

Sustancias todas ellas asociadas en diferentes estudios científicos a enfermedades como cáncer, daños del sistema nervioso central, alteraciones hormonales, trastornos del sistema inmune… incluso a bajas concentraciones.

Entre los contaminantes del ambiente de nuestros hogares también podemos encontrar compuestos volátiles, como formaldehído, benceno y clorobenceno, tolueno, acetona, etc. liberados desde disolventes, pinturas, pegamentos, plásticos, ambientadores o productos de limpieza.

Pues bien, según la Agencia de Protección Ambiental estadounidense, la concentración de dichos compuestos en espacios cerrados puede llegar a ser el doble de la concentración exterior; e incluso, en algunos casos es hasta 10 veces mayor que en los alrededores de una planta petroquímica.

Y, ¿qué pueden causarnos estos compuestos volátiles? Alteración del sistema nervioso central, daño hepático y renal frecuentemente e, incluso, cáncer.

Por tanto, pasar tiempo en el hogar no sólo no nos protege de los contaminantes del aire, si no que nos lleva a una mayor exposición.

¿Podemos mejorar la calidad del aire dentro de nuestro hogar? La respuesta es sí con Biow, Unidad de descanso y oxigenación celular que elimina del ambiente materia particulada, COV, gases, virus, bacterias y nanopartículas gracias al sistema de nanofiltrado de amplio espectro y barrido respiratorio.

«BIOW AYUDA A MEJORAR LA VIDA DE LAS PERSONAS, ACTUANDO SOBRE LA CALIDAD DEL AIRE QUE RESPIRAN, ESPECIALMENTE DURANTE LA NOCHE.»

También es recomendable aumentar la ventilación natural y eliminar o disminuir al máximo las principales fuentes -aglomerados de madera, fragancias, disolventes…-.

E, incluso, algunas plantas -hiedras, ficus, azucenas- y los microorganismos presentes en las macetas son capaces de capturar algunos de estos contaminantes.

Escrito por: Aida Maestro, nº colegiada 333310496