Contaminación atmosférica y ejercicio físico

Contaminación atmosférica y ejercicio físico

¿Cuáles son las consecuencias para nuestro organismo cuando relacionamos contaminación atmosférica y ejercicio físico? Nuestros pulmones constituyen uno de los puntos de contacto con el medio ambiente más importantes.

De manera que, cuando realizamos deporte en un ambiente contaminado, aumenta el contacto con los contaminantes atmosféricos, aumentando el riesgo de sufrir trastornos y enfermedades.

Hacer deporte en un ambiente contaminado puede causar desde tos o estornudos hasta dificultad respiratoria o alteraciones cardiovasculares: «Sharman JE, Cockcroft JS. Implicaciones cardiovasculares de la exposición a la contaminación atmosférica del tráfico. Ejercicio de Turing. QJM, 2004; 97: 637-43. Zareba W, Nomura ÇA, Couderc JP. Efectos cardiovasculares de la contaminación del aire: ¿qué medir en el ECG? Environ Health Perspect, 2001; 109: (supl 4): 533-38″.

Pero también puede agravar cuadros asmáticos, algunas enfermedades cardiovasculares o disminuir nuestras defensas pulmonares -cómo ya vimos en el artículo de «Contaminantes Atmosféricos en vías respiratorias».

Así el dióxido de nitrógeno puede ocasionar hiperreactividad bronquial -una respuesta exagerada de los bronquios ante un estímulo externo-, disminuir las cifras de hemoglobina -que es nuestro transportador de oxígeno- o aumentar el riesgo de infecciones respiratorias en niños.

 En cuanto al dióxido de azufre, produce broncoconstricción -un espasmo del bronquio que ocasiona el cierre del mismo-, sobre todo en asmáticos. Y el monóxido de carbono produce alteraciones sanguíneas -en la hemoglobina- semejantes a las de los fumadores: «Folisbee LJ. Efectos de la contaminación del aire en el ejercicio. Y: Garrett WE. Ejercicio y Ciencias del Deporte. Ed. Williams y Wilkins, 2000».

Por eso se recomienda entrenar temprano por la mañana o a última hora por la noche, evitar calles con mucho tráfico y “horas-punta”, vigilar la calidad del aire que se respira o evitar el ejercicio físico en condiciones de contaminación atmosférica.

¿La situación mejoraría si practicásemos deporte en interiores, como el hogar o el gimnasio, por ejemplo? Cómo ya comentamos en otros estudios, la contaminación en interiores puede ser hasta cinco y diez veces superior a la de exteriores, en forma de bencenos, formaldehídos, disolventes, pinturas, polvo, epitelio de animales, productos de limpieza, etc.

Si entrenamos en interiores con la ayuda de Biow, Unidad de descanso y oxigenación celular que elimina tóxicos, gases, virus, bacterias y nanopartículas, gracias al sistema de nanofiltrado de amplio espectro, barrido respiratorio y esterilización térmica, podremos reducir el riesgo o, incluso, evitar ciertas enfermedades relacionadas con estos contaminantes, lo que podrá mejorar nuestro rendimiento deportivo.

«Biow mejora el rendimiento, aumenta la capacidad de recuperación y favorece el descanso.»

 

Escrito por: Aida Maestro, nº colegiada 333310496