Bronquitis crónica -EPOC- y contaminación - 1

Bronquitis crónica -EPOC- y contaminación

¿Existe una relación entre bronquitis crónica contaminación? Está ampliamente demostrada la asociación de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica -EPOC- o bronquitis crónica con el tabaco.

Sin embargo, cada vez existen más estudios que ponen de manifiesto el aumento de casos de EPOC entre individuos no fumadores, lo que lleva a pensar en la existencia de factores endógenos y exógenos, diferentes del tabaco, que pueden influir en que un sujeto pueda desarrollar o no una bronquitis crónica; entre estos factores existen factores no modificables, como la predisposición genética o el sexo, y factores modificables, como enfermedades de base -asma crónica, tuberculosis…-, contaminantes ambientales o la exposición laboral.

Para ampliar esta información, léase:

Bronquitis crónica -EPOC- y contaminación - 2

Un nuevo estudio, por ejemplo, el IBERPOC -estudio de prevalencia de EPOC en España, entre octubre del 96 y abril del 97- encontró un exceso de casos en mujeres de más de 55 años, no fumadoras, con antecedentes de enfermedad respiratoria en la infancia.

También en España, contamos con el estudio EPISCAN de 2007, que encontró un porcentaje nada despreciable de casos de EPOC entre población no fumadora -mayor en varones-: «Ancochea J, Badiola C, Duran-Tauleria E, García Río F, Miratvilles M, Muñoz L, et al. Estudio EPI-SCAN: resumen del protocolo de estudio para estimar la prevalencia de EPOC en personas de 40 a 80 años en España. Arco. Bronconeumol. 2009; 45: 41-7″.

Hasta no hace mucho tiempo, se estimaba que los agentes causales de EPOC, independientes del tabaco, eran responsables en países desarrollados de una pequeña proporción de casos -en torno a un 10-15 %-.

Sin embargo, en algunos estudios recientes se sugiere que su contribución podría ser mayor; estudios como el OLIN en Suecia o el NHANES III en EEUU han establecido que el riesgo de EPOC asociado al tabaquismo es de un 45 y 44 % respectivamente, lo que significa que más de la mitad de los casos de EPOC se deberían a causas ajenas al tabaco.

Por otra parte, los casos de bronquitis crónica están aumentando en los países en vías de desarrollo, asociado a factores ambientales o exógenos como la polución en ambientes interiores -por la combustión de madera, carbón vegetal, hierba seca, estiércol…-, la contaminación atmosférica -por partículas sólidas de menos de 10 micras, dióxido de nitrógeno o monóxido de carbono-, exposición ocupacional -granos de cereal, polvo orgánico e inorgánico, amoniaco, hierro, acero, carbón…-, exposición química -plástico, caucho, goma…- o exposición a contaminantes en la reparación de automóviles y en transporte.

Por lo tanto, lugares con ambientes altamente contaminados pueden ser un factor de riesgo tan importante como el tabaquismo.

De hecho, existe evidencia científica de que la inhalación de biomasa en la cocina y como fuente de calefacción en hogares poco ventilados puede ocasionar una obstrucción crónica al flujo aéreo, con alteraciones patológicas similares a la EPOC del fumador.

Si al menos podemos mejorar la calidad del aire que respiramos en nuestros hogares o lugares de trabajo, podremos conseguir mejorar nuestras vías respiratorias y por tanto nuestra calidad de vida, y en esto tiene un papel importante Biow, Unidad de descanso y oxigenación celular que elimina tóxicos, gases, virus, bacterias y nanopartículas, gracias al sistema de nanofiltrado de amplio espectro, barrido respiratorio y esterilización térmica. Tanto en pacientes sanos, de forma preventiva, como en sujetos con enfermedad pulmonar obstructiva crónica o asma, Biow reduce exacerbaciones y complicaciones.

Escrito por: Aida Maestro, nº colegiada 333310496